RUMBA.
La rumbra procede de la guaracha cubana. Traída por los españoles que viajaron a Cuba y trajeron consigo de vuelta la rumba, que adaptaron a su forma de cantar, aflamencandolas e integrándolas dentro del repertorio flamenco.
La “rumba cubana” es cante festero de ritmo bailable, sabroso y airoso, cuyo dinamismo invita a la participación con licencia para improvisar los movimientos, según la inspiración de cada cual.