JALEOS.
Los jaleos, aunque se nutren del fandango en su fondo, musicalmente se encuentra entre la soleá y la bulería.
Es más vivo que la primera y más lento y que la segunda, adquiriendo unas posibilidades de estilo identificables, como una entonación con alargamientos, subidas y descensos con cortes secos y aceleraciones muy características.
Caído en desuso los jaleos "resucitaron" gracias principalmente a los gitanos extremeños.